Visita al aeropuerto de Barcelona

 

Una vez terminados nuestros exámenes parciales, preparamos una excursión muy interesante al aeropuerto de Barcelona “El Prat” (IATA: BCN), el segundo aeropuerto más importante del Estado Español, tan solo detrás de Madrid “Barajas”, con más de 30 millones de pasajeros (el noveno con más afluencia en Europa). Pedimos que nos hiciesen un tour diseñado específicamente para nosotros, que pusiese el acento en aquellos aspectos más técnicos del aeropuerto, cosa poco habitual, i la verdad es que lo que recibimos superó nuestras expectativas.

Todo comenzó en la Terminal 1 con una visita al CGA (Centro de Gestión Aeroportuaria), una sala impresionante des de donde se controla todo lo que pasa en el aeropuerto, des del mantenimiento hasta la seguridad de este, todo a partir de 4 estaciones de control: el Control de Sistemas del Aeropuerto, el Centro de Mantenimiento, el Centro de Coordinación de Operaciones y el de Servicios del Aeropuerto

A continuación nos dirigimos al SATE (Sistema Automático de Tratamiento de Equipajes), órgano responsable de entregar el equipaje al pasajero en el menor tiempo posible. Fue sorprendente descubrir la rapidez con la que se transporta el equipaje des de las mesas de facturación hasta el avión, pues según nos dijeron el tiempo medio era de tan solo 5 minutos. Los trabajadores estaban muy orgullosos de su sistema, uno de los mejores del continente, con tan solo 4,5 incidencias por cada 1000 maletas, una media muy inferior a la de otros aeropuertos más famosos.

Finalmente, la última parada del tour nos llevó al hangar de mantenimiento de Iberia, unas instalaciones impresionantes con espacio suficiente para realizar reparaciones i mantenimiento de tipo C de los aviones más grandes del mercado, como por ejemplo del Airbus 380. Allí tuvimos el placer de recibir las explicaciones del funcionamiento del taller de uno de los ingenieros más veteranos de la compañía.

Tuvimos mucha suerte ya que pudimos aprender algunas lecciones de primera mano, con las reparaciones que se llevaban a cabo en ese momento: motores abiertos a la vista de cualquiera y alas a medio pintar. También pudimos entrar en la cabina del piloto de uno de los aviones, la primera vez para muchos de nuestros miembros.

En definitiva, el grupo estaba muy emocionado de estar tan cerca de trabajo de campo y creo sinceramente que esta experiencia les reafirmará en su decisión de haber escogido esta carrera y los inspirará para continuar luchado para cumplir sus sueños.

 

Fotos